19/10/14

Danzas fantásticas (Op. 22) - Joaquín Turina

¡Buenas!

Estoy feliz mientras escribo entrada porque por fin toca música española. Me iba reservar obras tan especiales como estas durante un tiempo, pero creo que no aguanto más. Al final creo que no he llegado a reservarme ni cinco entradas, pero en fin. Me he dicho a mí mismo que hay muchísima música española, así que por entradas no va a ser. 

El caso. ¡Aquí está, sí! Hoy quiero hablaros de Joaquín Turina (1882 - 1949), compositor sevillano del impresionismo español. Al hablar de música española del siglo XX es imposible saltarse a Turina, que está a la altura de los grandes como Albéniz, Granados o Falla

Turina se dedicó a la música patriota española a raíz de sus viajes de estudios a París. Allí conocería a Isaac Albéniz, quien le convencería para dejar la música de influencia francesa y dedicar su arte a los aires españoles, y en especial, a los andaluces. Turina siguió su consejo y poco después se dedicó a la dirección y, por supuesto, composición, de música orquestal. Sería entonces cuando compondría la Sinfonía Sevillana (1920), Sanlúcar de Barrameda (1921), y, un par de años antes, la obra que hoy traigo, las Danzas fantásticas (1919) para piano solo.

Las Danzas fantásticas son tres obras originalmente compuestas para piano aunque el propio Turina hizo el arreglo orquestal. Las tres obras son Exaltación, Ensueño y Orgía.

Estas tres danzas se compusieron sobre la base de un libro de un autor también sevillano (concretamente del pueblo de Écija), Jose Más y su libro La orgía. De este libro, Turina extrajo tres frases y le asignó una a cada obra.

Exaltación, una jota aragonesa, tiene por frase: «Parecía como si las figuras de aquel cuadro incomparable se movieran dentro del cáliz de una flor».

Ensueño, un zortzico vasco, tiene por frase: «Las cuerdas de la guitarra, al sonar, eran como lamentos de un alma que no pudiera más con el peso de la amargura».

Orgía, una farruca andaluza de la que Turina dijo que tenía toques de cante jondo y que era un canto a la manzanilla, el vino de Sanlúcar de Barrameda, tiene por frase: «El perfume de las flores se confundía con el olor de la manzanilla, y del fondo de las estrechas copas, llenas de vino incomparable, se elevaba la alegría».


Interpretaciones

I: Exaltación


Alicia de Larrocha



Antonio Soria



II: Ensueño


Alicia de Larrocha



Antonio Soria


III: Orgía


Alicia de Larrocha



Antonio Soria


Exaltación, Ensueño y Orgía: versión orquestal


¡Esto ha sido toda la entrada de hoy! 
Me ha encantado escribir sobre música española, así que estaré repitiendo pronto. 

¡Hasta otra!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿unas últimas notas musicales?

¡músicos!